El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.
27Agosto2012
PDFImprimirE-mail
Redacción

RAÚL HERRERO, ARRABAL 80

Raúl Herrero presenta Arrabal 80, Libros del Innombrable

El propósito de ser un revulsivo de la trivialidad y parte activa de la gnosis no es un despropósito, aunque cueste creer. Aún hoy se siguen arriesgando las nalgas en favor de las buenas tareas, los buenos hombres, las buenas obras. Prueba de ello es la edición de "Arrabal 80", tributo que Raúl Herrero rinde a su amigo Fernando Arrabal, y para el que ha conseguido reunir más de sesenta prestigiosas firmas que refrendan la gratitud y el reconocimiento a nuestro melillense universal.

Raúl Herrero, editor de Libros del Innombrable, celebra el ochenta cumpleaños de Arrabal con una obra magna, compilación de artículos y estudios en torno a su obra, textos publicados e inéditos, entrevistas al autor y su esposa Luce Moreau, cuatro piezas teatrales completas y el artículo por el que Arrabal recibió el premio 'Mariano de Cavia' en 1998.

No es un despropósito que un editor enfrente la corriente para publicar a Mariano Esquillor, Antonio Fernández Molina, Eduardo Chicharro, Pedro Garfias o Federico González Frías, entre otros. Raúl Herrero, escritor y pintor, da a luz en el año 1998 a Libros del Innombrable, una editorial con tendencia suicida, morada de autores "raros" que consigue superar su inclinación al abismo y festeja en el año 2003 el Premio Nacional de Literatura Dramática por la edición en la Colección Sarastro de la obra de Fernando Arrabal "Carta de amor (como un suplicio chino)".

Raúl Herrero tiene una extensa obra propia en poesía, teatro y narrativa; ha dirigido el documental "El Boxeador: Perico Fernández", y es también editor de la revista El perro Blanco.

ERH - Llevas catorce años como editor, un viaje que emprendiste con la ayuda de Antonio Fernández Molina, amigo y mentor ¿Qué destacarías de esta experiencia?

RH - En realidad como editor me inicié a los 17 años y tengo 38, así que llevo algo más de catorce años. Antonio Fernández Molina fue mi maestro, no sólo en el ámbito editorial, sino de la vida y sobre todo de la poesía en general. Sin él, como sin Arrabal, no sería el que soy, sea quien sea ese yo. Creo firmemente muchas de las promesas de mi maestro como por ejemplo que "la poesía se encuentra en todas partes, un hombre que jamás ha sentido la poesía en su vida puede ser un poeta en su vida cotidiana, por ejemplo, en la forma de peinarse". O por ejemplo: "un poeta debe vestirse de poeta y no como una rata gris de ciudad". O "hay que huir de la literatura y la poesía rutinaria". Etc, etc.

ERH - Hablando de Antonio Fernández Molina, nos gustaría que contaras cuál ha sido tu aportación en el documental AF Molina, un poeta incómodo, de Ester Fernández y Luis Vidal. Suponemos, además, que ha sido un emotivo reencuentro con la memoria.

RH - Me entrevistaron para el documental como a otras personas como Fernando Arrabal, María Luisa Madrilley, José Antonio Labordeta, Camilo José Cela Conde, etc., lo que les agradezco enormemente. En mi humilde opinión, el resultado es una pieza fundamental para entender la vida y la obra de Antonio Fernández Molina. El subtítulo que los creadores le dieron al documental: "un poeta incómodo", me parece genial y muy acertado. Y creo que, como a buen alumno, se me podría aplicar también a mí.

RaulHerrero-AntonioFernandezMolina-elrollohigienico

Raúl Herrero y Antonio Fernández Molina

ERH - Libros del Innombrable cuenta con tres autores fundamentales, Fernández Molina, Fernando Arrabal y Federico González. ¿Lo podemos percibir como una declaración de principios?

RH - No te quepa la menor duda. Pero en la tríada yo incluiría a Josep Soler, compositor, pensador y poeta, que es una de las personas a la que más admiro, junto con los ya citados. También tengo otros autores predilectos como el poeta revolucionario José María de Montells que en breve publicará, en otra editorial, un Diccionario del diablo divertidísimo.

ERH - Eres poeta y pintor, lo que quiere decir que trabajas tu obra propia con otras editoriales ¿La posibilidad de estar también del otro lado te da más seguridad acerca de lo que buscas como editor?

RH - He sido muy reacio a la hora de que otros publicaran mis libros. Prefiero equivocarme yo y ser el responsable de todo. Como editor me gustaría disponer de más medios y de más tiempo para publicar todo lo que me gustaría. A medida que pasa el tiempo los títulos en preparación te engullen y la ceguera le impide a uno ver el bosque. Me horroriza presentar mi trabajo a editores a los que no conozco. En mi juventud me aconsejaron abundantes estupideces sobre la poesía y al arte poético. Hasta que llegó Antonio Fernández Molina y me confirmó que lo que otros llamaban defectos, nosotros, él y yo, lo identificábamos como virtudes. La segunda persona que me confirmó en esta empresa fue la esposa de Arrabal, Luce Moreau, una de las mejores lectoras de poesía que conozco, si no la mejor, y no lo digo porque una vez dijera que le gustaba alguno de mis poemas; otro diría mi poesía, eso me parece demasiado pretencioso. Que Arrabal se dirija a mí como poeta, que era como le llamaba Cela a Antonio Fernández Molina, lo considero el mejor galardón literario del mundo.

ERH - Novalis decía que el poeta es el que sabe despertar las fuerzas secretas, descubrir el mundo que desconocemos ¿Estamos faltos de esa clarividencia poética?

RH - Estamos en una época de confusión, propia de este momento de fin de ciclo. Los poetas empezaron conversando con los muertos, hermanados con la clarividencia, con una función sagrada. Ahora, bueno, digamos que algunas figuraciones poéticas no encajan con mi "experiencia poética". En mi opinión, se elogia la sencillez, no me refiero a la poesía clara de Luis Alberto de Cuenca que es un maestro, sino a otras formas líricas, para ocultar la falta de ideas y la inoperancia poética.

ERH - ¿Es la era digital la que uniformiza el pensamiento?

RH - La era digital es un gran timo, al menos, por ahora. Prácticamente ninguno de los libros que me interesan se publican en medios digitales. Ahora mismo la facturación de los mismos creo que no supera el 3% del total. Es una excusa para que los que no leen aparenten hacerlo.

ERH - ¿Dónde están los poetas en estos tiempos de miedos y penurias?

RH - En mi caso a algunos les gustaría verme con grilletes, porque la inocencia y la independencia se pagan. Los poetas están en el mismo lugar desde la época de Cervantes. Y todavía le diría más, desde la época de Homero. Por cierto Homero y Borges son la misma persona, pero con algunos años de diferencia, por si no te habías percatado.

ERH - Hablemos de Fernando Arrabal; nombramos de nuevo a Antonio Fernández Molina, pues fue él el que te lo presentó en el 94 ¿Qué te cautivó de Fernando?

RH - Sobre todo la obra. Luego su vida y su personalidad. En España Arrabal ha sido y es perseguido por señores de todo pelaje. Es un poeta incómodo, aludiendo al subtítulo del documental de Antonio Fernández Molina. Es la persona más generosa e inteligente que he conocido hasta hoy. Pero a algunos, que necesitan tomarse demasiado en serio para que otros aprecien su trabajo, no les gusta. El humor es perseguido y en el movimiento Pánico, el humor y lo sagrado, como en la historia sagrada y en la tradición unánime, conviven. Eso mucha gente no lo comprende, pero... peor para ellos. Con Salvador Dalí pasaba, y sigue pasando, algo parecido.

ERH - ¿Qué tiene Arrabal que a todos los que lo conocemos nos seduce más allá, como es obvio, de su obra?

RH - Pues que es un genio y una persona excepcional.

ERH - El pasado sábado Fernando Arrabal cumplió ochenta años, y tú le has regalado "Arrabal 80", un collage de 500 páginas que reúne artículos, ensayos en torno a su obra, poemas, obras artísticas dedicadas y más de 60 prestigiosas colaboraciones ¿Cómo ha sido la labor de edición de este homenaje?

RH - Ha sido difícil como cualquiera se puede imaginar. Podría haberse publicado un volumen de 1.000 páginas pero me pareció excesivo. Estoy seguro que usted estará interesadísimo en quiénes de un modo u otro escriben, pasean o muestran testimonio en este libro: Andrés Ortiz-Osés, Ángel Alonso Tomás, Milan Kundera, Eugène Ionesco, Alejandro Jodorowsky, Samuel Beckett, Antonio Fernández Molina, Fernando Sánchez Dragó, Luce Moreau-Arrabal, Luis Alberto de Cuenca, Joan Frank Charansonnet, Michel Houellebecq, Federico Utrera, Emilio Amor, Iván Humanes, Carlos Barbarito, Jesús Belotto, Enrique Villagrasa, Christian Tubau Arjona, José Antonio Conde, José María de Montells, Francisco Álvarez Velasco, Mariano Esquillor, Jesús Soria Caro, Marta García Leal, Juan Carlos Valera, Carlos del Moral Casas, Antonio Muñoz Ballesta, Martín Marcos, Zoilo Caballero Narváez, Nico García Larios, Javier Esteban, Olga Aguilera, Eduardo Alonso Rico, Jaime Asensi, Antonio Beneyto, Juan Luis Borra, Juan Garay, Ángela Ibáñez, Gustavo Charif, Daniel Madrid, Juan Francisco Nevado, Paco Rallo, Javier Sánchez, Jordi Soler, Paco del Valle, Viveca Tallgren, Yahaira Salazar, Eladio de Pablo López, José Manuel Corredoira Viñuela, Alejandro Toledo Oliver, Jaime D. Parra, Francisco Torres Monreal, Pablo Lorente Muñoz, Domingo Pujante González, Javier Barreiro, Manuel Pérez-Lizano, Isabel Navas Ocaña, Ricardo Senabre, Christèle Jacob... y Clément, perro y amigo de Houellebecq... y, por supuesto, también textos de Fernando Arrabal.

Creo que es un libro fundamental porque se muestra un Arrabal desde diversos prismas, dentro de lo abundante de su obra. He intentado incidir en algunos aspectos de su obra de los últimos años que es tal vez la que cuenta con menos estudios, en relación con sus obras clásicas como Fando y Lis o El Cementerio de automóviles. También he querido que hubiera testimonios directos de amigos como Marta Leal o una excelente propuesta de obra arquitectónica dedicada a Arrabal realizada por el arquitecto Javier Sánchez. Indirectamente también incluye un pequeño homenaje a amigos que se han "ocultado" como Roland Topor, Antonio Fernández Molina, Martín Marcos o Ruth Reichelberg. De hecho, se incluye el artículo maravilloso (en todos los sentidos de la palabra) por el que Arrabal recibió el premio Marino de Cavia de Periodismo: "El placer doloroso de llorar". Se incluye una entrevista inédita realizada al autor melillense por el escritor, periodista y amigo de Arrabal Javier Esteban, acometida unos días antes de la publicación del libro. Y muchas más cosas sorprendentes e inquietantes...

RaulHerrero-FernandoArrabal-2-elrollohigienico

Raúl Herrero y Fernando Arrabal

ERH - ¿Está Arrabal lo suficientemente reconocido en España?

RH - Le responderé, si me lo permite vuesa merced, con una cita del propio Arrabal de su libro: Un esclavo llamado Cervantes (1996): "No se queman libros hoy; utilizase ninguneo pulquérrimo, eficaz y aséptico. [...] Si en el siglo XVII existido hubiera el Premio Cervantes de Literatura, no hubiera extrañado que lo ganara Alfonso Fernández de Avellaneda, autor del falso Don Quijote. Cervantes no lo hubiera merecido". Y un servidor añade que nada ha cambiado en España, en lo que a este asunto literario se refiere, desde entonces.

ERH - Libros del Innombrable edita también en digital ¿Cuántas obras tenéis en ebook y cómo os está funcionando ese mercado?

RH - Editamos seis o siete títulos hace unos años, y fue tanto el éxito que de momento no hemos repetido.

ERH - Eres Caballero de la Ilustre Orden del Manto de San Miguel ¿Qué obligaciones te impone el cargo?

RH - Obligaciones de lo más habituales para un hombre de bien como seguir los preceptos del Libro de la caballería de Raimundo Lulio; también "ha de guardar la fe a Dios y a su dama; ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los menesterosos, y, finalmente, mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla".

ERH - Por último ¿Has permanecido este verano en España siguiendo las recomendaciones del ministro Soria?

RH - Jamás leí en ninguna de las historias de la caballería andante de ningún caballero que se aventurase en folletines como el de la actual política. Me he quedado en tierra este verano porque espero la llegada de mi primer hijo del que espero sea la flor y nata de la futura caballería andante. Vale.

Gracias Raúl, ha sido un placer.

Comentarios  

 
0 #3 M REAL 26-09-2012 16:15
:-) Hombres así son necesarios en este mundo horrible que tenemos apestados por mediocres envidiosos que sólo se mirab el hombligo
Citar
 
 
+2 #2 Innombrable 28-08-2012 16:02
Aforismo de Andrés Ortiz-Osés inspirado por la entrevista de Herrero/Arrabal:
Lo sagrado sin humor es temor o terror, timo o tumor: el humor sin lo sagrado es humo. Andrés Ortiz-Osés
Citar
 
 
0 #1 Jesús H. Angulo 28-08-2012 11:07
Una entrevista muy completa e interesante, lejos de lo más convencional de la literatura de hoy. :D
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Ago272012