FALSIFICADORES, DE FERNANDO VELÁZQUEZ MEDINA Y JESÚS RIVERA

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.
10Marzo2012
PDFImprimirE-mail
Redacción

FALSIFICADORES, DE FERNANDO VELÁZQUEZ MEDINA Y JESÚS RIVERA

fernandovelazquezmedinaa-elrollohigienico

Un joven artista pobre recibe una invitación que no puede rechazar: realizar falsificaciones de cuadros famosos o copiar el estilo de no menos famosos pintores. Asi entra en el mundo del mercado negro del arte de La Habana, lleno de oropeles y engaños, pero también de sumas de dinero desconocidas en el mundo comunista. Corrupción, prostitución, explotación, trasiegos ilegales, contrabando y contactos con la incipiente mafia rusa y cubanoamericana con el trasfondo de los bellos paisajes del Caribe.

Basada en hechos reales, Falsificadores es la última novela de Fernando Velázquez Medina escrita en coautoría con el pintor Jesús Rivera, quien aporta su memoria de unos hechos que vivió en primera persona. La realidad y la ficción se funden con la verdad y la mentira que subyacen en el mundo del arte isleño, con más del 40% de las obras que cuelgan de las paredes de galerías y coleccionistas en duda en cuanto a su origen.

De su anterior y primera novela Última rumba en La Habana, publicada en el 2001 en Nueva York y reeditada en 2009 por la editorial canaria Baile del Sol, la crítica puso el acento en el potente ensamble argumental articulado a través de una estructura narrativa inusual, y una prosa exquisita que enfatiza el discurso de la realidad demoledora que cuenta la mulata pelirroja con la utilización de referencias cinematográficas y musicales. Y es que Fernando Velázquez Medina es un crítico de cine y literatura cubanos que trabajó en medios como El caimán barbudo, Revolución y Cultura, Bohemia, Letras Cubanas y Juventud Rebelde, antes de entrar a formar parte de la nómina de escritores disidentes que le valió su paso por prisión y su salida de la isla en 1995 destino New Jersey.

Por su parte, la memoria que inspira Falsificadores es la de Jesús Rivera, artista figurativo, ceramista y grabador cubano con domicilio también en Nueva York.

El espacio pictórico de Jesús Rivera deviene en espacio metafórico de rastreo, de búsqueda, de descubrimiento de la sustancia poética que habita el recuerdo y el encuentro. El simbolismo de sus imágenes recurrentes (la rueda, los muros contundentes apenas fracturados, el reloj...) y la sobriedad cromática provocan una tensión entre imagen y significado, un discurso que nos revela el pulso de la vida, la realidad de la superficie y el trasfondo, la fuerza invasora de la representación.

Jesús Rivera es uno de los pintores protagonistas de Un pintor, un cuadro, la serie de documentales dirigidos por Ricardo Vega sobre pintores cubanos en el exilio, producidos por Zoé y Gustavo Valdés para Lunáticas Productions.

El Rollo Higiénico ha tenido la oportunidad de entrevistar a Fernando Velázquez Medina y a Jesús Rivera, quienes nos presentan Falsificadores y nos hablan de la realidad de la creación cubana en el exilio.

ERH Falsificadores está basada en una historia real. ¿El recuerdo, la nostalgia -y me remito a esa referencia en Última rumba en La Habana, acerca de la doble muerte que vive el cubano dentro y fuera de la isla-, la sabiduría popular como transmisora de la tradición, de la cultura aprendida tan presente en vuestra obra literaria y pictórica, tiene que ver con la necesidad de construir una memoria colectiva aún desde la posición del exilio?

FVM Cuba es un mito. Desde su descubrimiento y colonización se convirtió en un ideal para Europa, para el Imperio español y para sus propios pobladores. Y La Habana es el resumen de ese mito; una pequeña aldea de pescadores que se convierte en la llave de las Antillas, la perla del Golfo, del Mar Caribe, que era también llamado el Mar de los Caníbales o mar de las Lentejas en los primeros tiempos. Y La Habana, junto con Cartagena, eran las capitales de ese Mar

Los cubanos no pueden olvidar ese ambiente especial. Y los escritores exiliados menos: nuestro primer gran escritor, Heredia, murió en México. El segundo, Martí, vivió casi toda su vida desterrado y regresó a Cuba para morir en combate; nuestra gran escritora, Gertrudis Gómez de Avellaneda, murió en España. Cabrera Infante en Inglaterra, Carpentier en Francia, como Severo Sarduy. Cirilo Villaverde, nuestro primer genial novelista murió en New York, como Reinaldo Arenas cien años después. Gastón Baquero en España y Eliseo Diego en México, al igual que su hijo Eliseo Alberto. El gran cuentista, Alfonso Hernández Catá pereció en un accidente en España. Pero todos miraban a Cuba y escribían sobre ella. Gran parte de la mejor literatura cubana se ha hecho en el extranjero, en el destierro. Nosotros no podíamos escapar a ese destino de crear, y recrear y destilar esa "cierta manera" cubana, que tan bien analizó el ensayista y novelista Antonio Benítez Rojo –por cierto, muerto lejos de Cuba, en Massachusset-, en su libro 'La Isla que se repite'.

ERH La verdad desoladora y la mentira superadora ¿Cómo se posiciona el creador para afrontar esa realidad que revierte los términos propios de la creación?

FVM Los artistas cubanos siempre han enfrentado esa dicotomía. Ahí está el ejemplo de Wifredo Lam y su cuadro La jungla. O la obra de Alejo Carpentier. Coexisten la realidad y la mentira, complementándose. El arte cubano es una muestra constante de esa síntesis, que permea con fuerza la sociedad latinoamericana. La arquitectura y escultura religiosa del Aleijadinho, Antonio Francisco Lisboa, en Brasil o el sincretismo de las vírgenes negra e india de Cuba y México, la Caridad del Cobre y la Guadalupe son muestra de ellos. En la literatura, lo real maravilloso, un derivado del surrealismo francés, se ha mezclado con la influencia del neorrealismo y otras corrientes ya viejas, pero que en manos de los escritores cubanos se convierten en 'otra cosa', como la música europea tocada por una orquesta de negros y con instrumentos de percusión, es otra música. Recuerda que Tata Güines, el gran percusionista cubano, fue el primero en acompañar un ballet con dos bailarines excepcionales como Alicia Alonso y Antonio Gades.

Hacemos las cosas de otra manera que le da un cierto "toque de distinción'.

ERH Marginalidad, sensualidad, esperanza... ¿qué porcentaje ocupan en el paisaje social de Cuba?

FVM Todo el paisaje. Casi toda la población cubana vive en la marginalidad, cometiendo pequeños, o grandes, delitos para sobrevivir. En cuanto a la sensualidad, eso en Cuba es innato. Las madres o las hermanas y amigas enseñan a las niñas a caminar provocativamente. Y el trópico hace el resto. En cuanto a esperanza, el cubano siempre ha salido de los más graves problemas de la historia o personales, con una sonrisa y se ha levantado. La esperanza es lo último que se pierde. Por algo el título del libro de un conocido exiliado cubano es 'Contra toda esperanza'. Los cubanos somos sobrevivientes.

ERH ¿Falsificadores es un trasunto del espejismo de la vida cultural cubana?

FVM Falsificadores es una obra de ficción en la que todo, o casi, es verdad, ocurrió así o muy parecido en la vida de Jesús, sobre todo y más o menos en la de Fernando. Los dos conocemos las cárceles cubanas, el bajo mundo de La Habana y a muchos personajes de la intelectualidad cubana de los ochenta hasta ahora. Ahora bien, la vida cultural cubana no es un espejismo, es totalmente real. Desde los tiempos de la esclavitud Cuba tenía escritores y músicos de renombre y salones literarios a donde iban esos artistas y los pintores que se asentaban por allá. La burguesía cubana era capaz de estimular a un negro si este era un músico excepcional, como Brindis de Salas, que se convirtió en uno de los violinistas más destacados del mundo en el siglo XIX, por lo que lo llamaban 'el Paganini negro'. Y de esa vida intelectual surgieron gentes como Heredia, Martí, Lezama Lima, Carpentier, Nicolás Guillén, Gastón Baquero, Wifredo Lam, Amelia Peláez.

Y hoy día Leonardo Padura, Abilio Estévez, Pedro Juan Gutiérrez, Ena Lucía Portela, entre los escritores, y Gustavo Acosta o Tomás Sánchez entre muchos otros artistas visuales, que han llamado la atención de la crítica internacional.

ERH Después de años fuera del escenario cubano ¿Es factible dirimir el equilibrio entre memoria e imaginación? ¿Qué consecuencias trae la ubicación geográfica?

FVM Esa es una capacidad individual. Hay quienes pueden y otros no. Las más importantes novelas cubanas del siglo XIX se escribieron fuera de Cuba, Cecilia Valdés de Cirilo Villaverde y las de Gertrudis Gómez. Wifredo Lam, Carreño, Cundo Bermúdez hicieron gran parte de su obra en el extranjero.

Ahora bien, muchos otros creadores no lo han logrado: Lidia Cabrera, Carlos Montenegro o Lino Novás Calvo, murieron en el exilio sin lograr escribir algo comparable a lo que hicieron en Cuba. Es un problema de temperamento y de fuerza de voluntad, además del talento, claro, que todos ellos poseían; pero la tristeza y el olvido pueden destruir a un creador.

fernandovelazquezmedina-jesusrivera-elrollohigienico2

ERH ¿Por qué la escritura?

JR Después de la lengua hablada la escritura es la representación del pensamiento por signos gráficos más convencional y la que puede llegar más fácil y rápidamente a comunicar el conocimiento humano. Las artes visuales manejan una serie de códigos que, hasta cierto punto, pertenecen a un universo más elitista y abstracto. En el siglo XX el arte dio un cambio grande de lo contemplativo a lo conceptual, haciéndose más independiente, antisocial y esotérico, si así pudiéramos llamarle a su intento de separación de las masas populares, aunque estas han tratado de manifestarse por este medio en muchos momentos.

También las artes visuales contemporáneas carecen de espacio para las magnas descripciones como en los grandes paneles de El Bosco o las obras de epopeyas de otros artistas del barroco o el renacimiento; el arte contemporáneo nos robó esos espacios y los cínicos del arte resumieron el tiempo gráfico a las necesidades modernas, o sea el mundo de la plástica contemporánea carece de una vertiente descriptiva o literal, aunque el arte latinoamericano barroco, en ocasiones, presuma de ser descriptivo.

La escritura es entonces la vía a que recurrí para exponer a la luz pública acontecimientos muy vinculados con mi vida y mi trabajo. Escribiendo pude recrear mis memorias y verlas más hiperreales, digamos en este caso como un "hiperrealismo sucio tropical".

ERH ¿Cómo ha sido el proceso creativo de Falsificadores? ¿Cómo se mantiene el pulso literario a cuatro manos? ¿Cuánto tiempo os ha llevado escribirla?

FVM Jesús aportó sus memorias y sus conocimientos de arte y del mundo artístico cubano. Fernando el conocimiento literario y la visión crítica que desarrolló en la revista Caimán Barbudo, así como sus estudios de cine. Y esa materia hay que darle un formato que sea agradable, dinámico, casi alucinante. Ese debe ser el producto final. Casi una película, pero literaria, sin causar cansancio en el lector. Lo que algunos llaman un best seller culto. Y la escritura a cuatro manos es un trabajo de equipo, sólo hay que coordinar: Jesús escribe sus recuerdos y Fernando los ficcionaliza, perdonando el neologismo. Y agregar muchos elementos de la época, que no está muy alejada en el tiempo, pero la situación cubana es muy cambiante, aunque parezca estática. En cuanto a tiempo de escritura, todavía está en proceso creativo y en ella hemos trabajado casi un año.

ERH ¿Está enmarcada Falsificadores en el llamado realismo sucio tropical? ¿Les gusta el término?

FVM Sí, está enmarcada, hasta que la crítica diga lo contrario.

El término "realismo sucio" fue un truco publicitario publicado en la revista Granta para realzar a los autores norteamericanos que escribían de una manera diferente, minimalista, en los sesenta y setenta y hasta ahora. Acepto el término porque creo que nos queda mejor a los escritores cubanos que a los norteamericanos con ese tono menor que ellos desarrollan. Somos más sucios y más realistas y más desesperados que ellos; Pedro Juan Gutiérrez, Zoe Valdés, Teresa Dovalpage, algunas obras de Daína Chaviano, Ena Lucía Portela, la novela de Padura 'La neblina del ayer', la obra de Lorenzo Lunar y mi novela 'Última rumba en La Habana', tienen un cierto aire de familia, porque escarban, cada una a su manera en lo más sucio de la sociedad cubana.

Obviamente, la obra de Pedro Juan y la mía son mucho más agresivas, amargas y negras, aunque nos diferenciamos en que él no utiliza demasiados referentes culturales ni el humor ni los juegos de palabra y las técnicas del cine y yo sí. Y el cine es una constante en lo que escribo, porque soy cinéfilo desde niño y estudié cine para complementar la literatura, que era mi interés principal. Esto ha sido notado por distintos críticos, como Pablo Martínez Zarracina y Félix Luís Viera entre otros, que han puesto a 'Última rumba en La Habana' al mismo nivel de la obra de Pedro Juan, como las más importantes e influyentes del llamado "realismo sucio cubano'. Según me dijo el escritor cubano francés Edouard Manet, Pedro Juan es una vertiente popular de esa corriente y Última rumba... es una novela de culto, lo cual espero que no signifique que hay que leerla en una catacumba o en una iglesia.

Pero creo que aparte del realismo sucio norteamericano hay una gran influencia directa o indirecta del neorrealismo italiano en buena parte de la literatura cubana actual.

ERH La novela está aún sin editor ¿Tienen preferencias acerca del país de edición?

FVM Estados Unidos y España. O a la inversa. Eso sería lo mejor, aunque lo ideal sería en Cuba, pero lo ideal nunca se hace realidad. Mañana siempre es mañana. Así que España y Estados Unidos, por la industria editorial que ambos tienen. Pero si otro editor la quiere, podemos dársela con los derechos restringidos a su país, a menos que sea una transnacional como Norma, de Colombia, que publica en toda Latinoamérica. O sea, todo es negociable y nada está escrito en piedra, siempre y cuando sea para el bien del libro y su mayor difusión.

Fotos cedidas por Fernando Velázquez Medina, con Antonio Munoz Molina, el poeta cubano Armando G. Muñoz y el escritor y columnista del diario El Nuevo Herald de Miami, Vicente Echerri, durante la presentacion de la novela Ultima rumba en La Habana en Columbia University, New York; y con Jesús Rivera en su estudio de New Jersey.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Mar132012