El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.
09Febrero2013
PDFImprimirE-mail
Eduardo "Powerage" Pineda

ASFALTO EN SEVILLA

 ASFALTO-elrollohigienico.com

En un domingo previo a la nochebuena disfrutamos de uno de los mejores conciertos del año 2012 en nuestra ciudad de la mano de la sabiduría de Julio Castejón y su banda –Asfalto- una de las referencias pioneras y más importantes del rock hispano con mayúsculas. Ninguneados habitualmente por la crítica musical de este país -que prefería los grupillos moñas que no sabían ni tocar sus instrumentos de la archicacareada movida madrileña- este grupo ,también de la capital, anterior incluso a la quinta de Burning, Topo, Leño, Mermelada, Cucharada (otros infravalorados)..., sentó las bases del llamado rock urbano y evolucionó admirablemente sin parecerse a nadie por terrenos cercanos al hard-rock, a los sonidos progresivos y sinfónicos, sin olvidar sus coqueteos con el pop comercial y el AOR melódico.

En la antigua Sala Malandar (ahora Luxuria) que, con buen criterio ha mantenido –mientras cede el testigo a sus nuevos dueños- la agenda de conciertos que ya tenía amarrada, y con unas 60 personas aproximadamente como testigos, pudimos comprobar como Asfalto conserva intacta su capacidad de emocionar al respetable con un show de casi dos horas pleno de fuerza, rock intenso de muchísima calidad y momentos más delicados dotados de extraordinaria sensibilidad. Y el gran culpable de todo esto es Don Julio Castejón, quizás nuestro mejor compositor y letrista rockero junto a Rosendo Mercado.

Rock elegante y con mucha clase cantado en lengua castellana por el maestro Julio Castejón

Asfalto-tresfotos-elrollohigienicoArrancó la actuación Julio de una manera muy cercana saludando desde el escenario a un viejo compañero de fatigas desde los 70 sevillano: el profesor de percusión y mejor batería de España, Don Diego Ruiz de los increíbles Storm (pronto nos van a dar una gran sorpresa con temas nuevos). Castejón pidió disculpas por si no podía llegar a los tonos más altos cantando –como así pasó- pues, según dijo, no tenía 4 bolos seguidos desde 20 años atrás –todo se perdona por su particular y entrañable timbre de voz-. Tras un par de guapas piezas, pronto cayó uno de los himnos de su dilatada y fructífera trayectoria: "Más que una intención" tema de 1983 que dio título a su quinto LP –y primero con su propio sello Discos Snif- (este disco tiene como curiosidad ser el primer video-LP español al grabar los temas en ese otro formato –sistema Betamax- en directo en una finca de la localidad toledana de Montealegre –hoy día resulta imposible encontrar una copia-).

Pronto comprobamos que la savia nueva y joven de Asfalto cumplía perfectamente su papel, la base rítmica formada por el estupendo bajista Pablo Ruiz y el batera Toni Mangas –ambos contemporáneos al hijo de Julio: Paul Castejón muy acertado toda la noche con la guitarra eléctrica, coros y arreglos de flauta travesera-. Estos 3 chavales de unos 30 años parece que le han dado vidilla a los veteranísimos Julio Castejón (voz y guitarras) y Jorge García Banegas (fantástico teclista que ha vuelto a la banda tras 25

años ausente –él completó uno de los períodos más ricos musicalmente, desde el 2º Lp en 1978 hasta 1987-. No olvidemos que esta es la gira del 40 aniversario pues empezaron a tocar en 1972 –aunque hasta el 78 no se produjo el histórico debut discográfico con Chapa Discos/Zafiro bajo la producción de Vicente "Mariskal" Romero-, con eso queda dicho casi todo.

Asfalto-elrollohigienico- 010

Con Julio sentado al piano cantando la emotiva pieza "El hijo de Lindberg" degustamos la faceta suavona no exenta de intensidad, después cayeron temas como "La otra María" (rememorando pretéritas etapas de la filosofía hippie), "Nada que decir" y el esperadísimo "Días de escuela"(78) cuya preciosa letra sobre los coles franquistas se convirtió en una fotografía para la transición política: "la estufa que no calienta ni a dios...aún recuerdo el estrecho bigote de Dón Ramón...la letra con sangre entra, otro capón...otra copla a los del cuadro y hasta mañana Dón Ramón" ("parece mentira que de un sitio tan cutre como el viejo local de ensayo en la trastienda de una carnicería pudiera salir una canción tan bonita como esta", dijo Castejón antes de tocarla –y seguro que más de una lagrimita se asomó a los ojos de algún que otro rockero veterano allí presente-.

Otra gran canción solicitada por el público fue la primera aportada por el teclista Jorge cuando se incorporó al grupo para grabar en Londres –estudios DJM- el segundo LP de Asfalto "Al otro lado"(78): "El viejo", también con una temperatura emocional muy elevada. Si bien es cierto que se echaron de menos varios temas de los más cañeros con el puntito heavy como "La paz es verde", "Búfalo Vil"..., o alguno que otro más desenfadado como "La mujer de plástico", al repertorio no se le pueden poner pegas ya que las canciones más recientes como "¿Quién castigó a la mujer de Lot?" (EP "Music" 2011) no desmerecieron en absoluto.

La inocencia divertida e infantil del "Capitán Trueno" hizo que nos diera un flashback la cabeza de más de 30 años (y cantamos como niños/as) justo antes de los bises. Una pequeña introducción con la primera estrofa del legendario single "Ser urbano"(78) –nos quedamos con las ganas de que la tocara entera para repetir aquella impagable letra "come tornillos y clavos...y solo tiene un vicio: el gas butano"- y la fantástica balada "Rocinante" dieron paso a las enérgicas "Es nuestro momento" -de su sexto álbum "Cronophobia"(84)- y al tema que dio título a su cuarto LP "Déjalo así" del año 81. Acabó el concierto sobre las doce y cinco de la noche –casi dos horas de un estupendo espectáculo de puro rock hecho con el corazón, con un único receso a mitad de la actuación en el que el teclista recreó las notas de "Noche andaluza" de Alameda homenajeando al rock andaluz- y allí solo veíamos caritas de satisfacción con un punto nostálgico. Con una sonrisa más que abierta y brillito en los ojos el gran maestro de la ceremonia -Julio Castejón- quiso despedirse de su público saludándolo en persona "no os vayáis que sólo son dos minutos para cambiarme de camisa" e insistiendo en pedir disculpas por el estado de su garganta ¡QUÉ GRANDE!.

Eduardo "Powerage" Pineda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Feb112013