El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.
24Agosto2012
PDFImprimirE-mail
Redacción

DANIEL MARTÍN NOVEL, GUIONISTA Y REALIZADOR

Daniel Martín Novel, guionista y realizador de MUDO

MUDO es un adolescente huérfano que vive del pastoreo de ovejas en la periferia de la ciudad. Su única familia son Alfredo, dueño del rebaño, camello de poca monta y buscavidas sin escrúpulos; María, prostituta y novia de Alfredo, que trata a Mudo como a un amigo; y Toro, el perro de Alfredo.

Daniel Martín Novel, guionista y director de MUDO, que se empezará a rodar en breve con la coproducción de Impronta Films (España) y Hollística Comunicaciones (Argentina), lleva dedicado al mundo audiovisual desde el año 2000. Daniel ha trabajado para diversas empresas en los ámbitos de la producción y como guionista hasta entrar a formar parte del equipo del Grupo Prisa (CNN+ / Plural) como realizador. También ha participado en calidad de realizador y en labores de producción en proyectos nacionales e internacionales para diversas productoras cinematográficas y de televisión como BBC (UK), MLK Producciones, Producciones Transatlánticas, Teyso Media, Loasur o Impronta Films.

Centrado a nivel profesional en el mundo de la televisión y la publicidad, desarrolla en paralelo sus propios proyectos de ficción y documental, obteniendo numerosos éxitos en festivales como en el Festival de Málaga de Cine Español.

En la actualidad, perfila los detalles de rodaje de MUDO, un proyecto de largometraje de ficción que recibió la Ayuda al desarrollo de Largometraje de ICAA en 2009, y que ha sido seleccionado en importantes foros de desarrollo y mercado audiovisual como el Encuentro de Coproducción (Capital Regions for Cinema) del Festival Internacional de Cine de Berlín (2012); Selección Cinefilia, desarrollo de proyectos de Medellín, Colombia (2012); Selección para Iberoamerican Films Crossing Borders del Festival Internacional de Cine de México (2012); Selección para Puentes Lab / EAVE, en Montevideo (Uruguay); Selección para AustraLab / EAVE (Chile); Selección para el Holland Film Meeting, en el Nederlands Film Festival (Holanda).

Hablamos con Daniel Martín Novel sobre el oficio de guionista y MUDO, la que será su ópera prima.

ERH - ¿Qué te motivó a involucrarte en el mundo del audiovisual?

DMN - Es vocacional. He sido un adicto al cine desde que tengo uso de razón. No puedo imaginar mi infancia sin mis cintas y mi video Grundig 2000, y más tarde, el VHS. Estudié mil cosas antes de dedicarme al audiovisual, hice un año de ingeniería, termine la licenciatura de historia, estudié topografía, música, diseño gráfico, japonés... Pero es el cine lo que me apasiona, y las pasiones son las que le satisfacen a uno, así que me lancé... y aquí sigo, tratando de no morirme de hambre.

ERH - Tus antecedentes son brillantes; eres realizador, productor y guionista. Cuando te ronda una idea ¿cómo la encajas, qué sombrero te pones?

DMN - Mi sombrero es el de realizador que escribe su película, o su documental, o su serie. Decidí renunciar al papel de productor. No me veo capacitado para llevar a la práctica esas oscuras artes de salón... A veces parece que hacen política en lugar de cine. Es algo que me supera. Admiro profundamente a los productores que son capaces de levantar una película; son héroes, pero no envidio su trabajo, no lo soporto.

ERH - ¿Qué te inspira cuando escribes una historia? ¿Qué te cuestionas como guionista? ¿Cuáles son los elementos que a tu juicio debe tener una buena historia?

DMN - No me considero escritor, me considero guionista. Con esto quiero decir que todo lo que escribo está traducido al audiovisual o nace directamente de un estímulo audiovisual. Empiezo a escribir pensando en un giro, en un suceso determinado, siempre en imágenes. A partir de ahí mi mente trabaja de forma mecánica, identificando los giros y el desenlace. Durante el proceso suelo cambiar mil veces la forma de las secuencias, el orden... pero rara vez termino cambiando los giros principales de las tramas, confío mucho en las primeras sensaciones de una historia, no me gusta malearlas demasiado; creo que trabajar excesivamente sobre el esqueleto de una historia le hace perder la frescura original y te lleva a olvidar el porqué te viste atraído por esa historia.

Para mí, una buena historia es la que consigue hacerme olvidar que estoy viendo una película. Eso es todo, y ya es bastante. Soy muy crítico con el cine en general, me gustan pocas películas, supongo que es un gaje del oficio, el estar analizando constantemente lo que ves a través de tus conocimientos y de tu experiencia. Te lleva algunas veces a no terminar de disfrutar de la experiencia.

ERH - Hace poco he leído que el mercado americano tiene en la actualidad centrado su foco de interés en la acción como elemento fundamental de la narración al margen de lo que sea que se cuente. ¿Existe una actitud de los guionistas para encaminarse hacia una historia u otra?

DMN - Estoy completamente de acuerdo con los métodos de creación de guión americanos. De la acción se destila la historia y el concepto, no al revés. Puede funcionar de esa forma, no lo niego, pero te puede conducir a ser didáctico, a sermonear, y eso no es algo positivo ni que el público acepte de buena gana.

Mi forma de trabajar es muy natural e instintiva, nace en la imagen y en la acción. Es a partir de ahí, cuando establezco el punto de inicio, cuando me doy cuenta de qué tipo de historia tengo entre manos, y del género de dicha historia.

ERH - ¿Nos siguen interesando los mitos en el cine? ¿Siguen funcionando las emociones?

DMN - Todo lo social está influenciado por lo mítico. Las historias, cualquier historia, en su forma de ser contada, también en su contenido, tienen origen en el mito. Las emociones siguen siendo las mismas, varían en matices, pero básicamente son las mismas. Es imposible desembarazarse de la figura del mito en la narración. Incluso Godard... En general pensamos que existe libertad a la hora de contar las historias, incluso hay quien piensa que hay espacio para la innovación. Es un espejismo. Field habla del guión como un vaso. Dice que hay muchos tipos de vaso, pero todos tienen forma cóncava para poder acumular sustancia... Yo estoy de acuerdo. Hay que echar el resto en el contenido del vaso, porque, a fin y al cabo, el vaso es irremediablemente cóncavo, eso no lo va a cambiar nadie.

ERH - En tu experiencia como guionista ¿el día a día supera a la ficción?

DMN - La realidad, a diferencia de la ficción, resulta inverosímil; se desarrolla a un ritmo de reality que no termina de funcionar.

ERH - En los trabajos por encargo ¿te puedes sustraer a las imposiciones, mantienes una relación con productor y director que te permite contrastar puntos de vista, etc.?.

DMN - Los guionistas debemos pensar siempre en la producción, tener bien presente el tipo de industria en la que trabajamos y su capacidad económica. No tiene sentido escribir historias de 30 millones de euros si trabajas en España. El sentido común debe manejar tu escritura si quieres que ésta llegue a algún lado.

ERH - En qué medida el guión aporta al director y viceversa ¿te has sentido alguna vez defraudado por el producto de tu trabajo en una dirección u otra?

DMN - No creo que haya ni un solo guionista que no se sienta defraudado al ver su obra en pantalla, dirigida por alguien diferente a él mismo. Es como si, después de criar a un niño durante diez años te dicen que tú no eres el padre. Todos los guionistas somos directores de nuestra escritura, al igual que todos los directores necesitan hacer suyo el guión, quieren aportar a la historia de alguna manera... Las tablas te hacen insensible a estas cosas, y debe ser así, es parte de la profesión.

ERH - Al director se le suele dar un papel preponderante tanto en cine como en televisión; la figura del guionista queda relegada a un segundo plano ¿Se empieza a considerar ahora al guionista? Habida cuenta de la proliferación de escuelas y centros de formación para guionistas. Además, cada vez encontramos más publicaciones acerca de la escritura de guión que bucean en técnicas del subconsciente ¿Es tan compleja la escritura de guiones?

DMN - Una película es una obra hecha por muchas manos, pero está orquestada por una sola persona, el director, y levantada por otra más, el productor. Yo, como guionista, me considero un artesano, o, si lo prefieres, un técnico. Es cierto que escribo la historia, pero también lo es que la historia está corregida, pulida y rescrita siguiendo las directrices del productor y del director, y son estos los principales responsables de la "traducción" de mi historia en imágenes. Ningún guión es respetado tal y como lo concibe el guionista.

Hay que saber el lugar de cada uno dentro de la cadena de producción, y su importancia. Es verdad que la figura del guionista está bastante denostada, y que podría recibir una mayor atención, traducida en mejoras contractuales y salariales, pero de ahí a, como reivindican algunos, colocar al guionista a la altura del director y del productor hay un buen trecho. Me parece una exageración. Lo realmente ideal sería que cada director escribiese sus propios guiones, o que al menos participase en la escritura de sus películas, así no habría problemas ni de autoría ni de egos.

MUDO, de Daniel Martín Novel

ERH - ¿Ha cambiado la escritura de guión, el oficio, con la incorporación de las NNTT en el cine?

DMN - No ha habido ningún cambio sustancial en la forma de las historias. Es verdad que ahora el volumen de trabajo es mayor ya que hay que producir material suficiente para rellenar todas las dimensiones de una producción audiovisual (web, redes sociales, blogs, epks, etc.), pero siempre es, en esencia, el mismo material, sólo cambia la forma.

Por otro lado, las nuevas tecnologías sí han implicado una mejora en el ámbito formativo de los guionistas. Tienen a su disposición, en la red, todo tipo de manuales, películas, tesis doctorales y una gran cantidad de datos y estudios. Pero básicamente el oficio es el mismo, las historias necesitan dedicación y cuidado tanto si utilizas Internet y ordenador, como si usas una libreta y un bolígrafo.

ERH - ¿Cuando se escribe un guión se contempla de antemano toda la maraña promocional que se tiene que generar alrededor del producto?

DMN - Cada vez más se incorpora, en las peticiones de los productores a los guionistas, material promocional para nuevas plataformas, sinopsis cortas, largas, argumentos, tratamientos de 10 páginas, de veinte páginas, los diálogos por separado, listas de secuencias, descripciones de personajes, motivaciones del guionista, referencias fílmicas, etc... En realidad uno piensa que lo quieren volver loco. No estaría mal generar un estándar para todos los guionistas, pero eso supone ponerse todos de acuerdo, y sin un sindicato es imposible hacer este tipo de cosas. Somos un país cainita; el que menos te lo esperas te apuñala por la espalda.

ERH - ¿Cómo ayuda internet al guionista?

DMN - Cada vez más pienso que Internet no ayuda si no que distrae. Lo que se ahorra en envíos y comunicaciones lo estás perdiendo en horas de trabajo, mirando el facebook, los correos. Internet lo carga el diablo.

ERH - Hablemos de transmedia ¿Te interesan estas nuevas formas de guionizar? ¿Lo ves como el futuro?

DMN - Siendo sincero, no creo en la existencia de la guionización para el transmedia. Es una patraña para sacar dinero en cursos, másters, etc. La multiplataforma no debe variar la construcción dramática, y menos aún, la percepción, el consumo de la historia. De ahí los enormes problemas de los transmedia para tener un público masivo. Se está pretendiendo variar las formas de consumo de historias y lo único que consiguen es distraer la atención del objeto principal, de la trama, y desviarla hacia un montón de gadgets y de "suplementos" que ensucian el consumo y terminan por disipar la atención de la audiencia. Es como ver un DVD de una película en la que van haciendo pausas para obligarte a ver todo el material extra... Acabas perdiendo el interés.

Este es el problema principal, y donde debe residir la novedad del transmedia, en ser capaces de transmitir una historia multiplataforma que pueda ser consumida sin interferencias. El reto es estructural, relacionado con los usos y costumbres de los consumidores, no con los creadores. Lo realmente novedoso del transmedia es el proceso de creación sobre proyecto, eso es lo verdaderamente complicado. Los cursos deberían estar orientados a los productores, no a los guionistas. Hablo con conocimiento de causa, después de tragarme decenas de proyectos transmedia de los que apenas puedo salvar un par de ellos.

ERH - Se habla de transmedia en todo producto que se precie ¿Crees que es necesaria esa operativa para llegar al público?  ¿Es una transversalidad enriquecedora, o simple y llanamente una estrategia de venta?

DMN - El transmedia es rentable cuando está acompañado de elementos de venta alternativos al proyecto de la película, como puedan ser cómics, novelas, música, merchandising... Siempre que se logre vender algo, claro está. Creo en el márketing en internet y en redes como algo imprescindible para cualquier producción, incluso creo que el transmedia es una buena táctica para producciones de género, pero, en el caso de películas más convencionales, dramas o comedias, creo que no funciona, aunque siempre hay excepciones, claro está.

ERH - ¿Es el guionista un mercenario a sueldo para el mejor postor?

DMN - El guionista es, la mayoría de las veces, un trabajador autónomo, y como tal presta sus servicios al que quiera contratarle. Hay que dejar de mitificar a los trabajadores del cine, porque tienen que pagar las mismas facturas que cualquier otro trabajador.

ERH - ¿Por qué falla el cine español y cuál es el remedio?

DMN - El problema del cine español es un problema cultural. El término "cine español" es utilizado la mayoría de las veces como despectivo; lo han convertido en un género en sí mismo. He recibido críticas de algún productor a alguna cosa que he escrito diciendo "esto es típico cine español, cámbialo...". Es patético. No hay una solución. Incluso suponiendo que funcionara el modelo de mecenazgo propuesto por el gobierno, el cine de este país seguiría apestado, siendo objeto de una incomprensible caza de brujas y de una persecución mediática fuera de lugar.

El remedio es coger nuestras cámaras, hacer películas con los amigos y cruzar los dedos para que funcionen en festivales. Si lo consigues, ahorra algo de dinero, haz las maletas y huye de este país cuanto antes. Eso voy a hacer yo dentro de unos meses, destino Buenos Aires.

ERH - ¿Tienes algún mentor? ¿Alguien que te haya estimulado al punto de desear ser guionista?

DMN - Mi única mentora es mi mujer, Patrioshka, que es quién me pasó los primeros apuntes de guión en la universidad mientras estudiaba historia. Gracias a ella sigo en esto.

ERH - ¿Qué guión te gustaría haber escrito?

DMN - Cientos. No sabría decidirme por uno en particular. Por nombrarte algunos: Andrei Rublev, Gritos y Susurros, El Infierno del Odio, Un condenado a muerte se ha escapado, Ordet, La Dolce Vita, El Espíritu de la Colmena, Lawrence de Arabia. Tengo también una especial predilección por los thrillers, desde El tercer Hombre hasta Un Profeta... y un larguísimo etcétera que no terminaría nunca.

ERH - Hablamos de Mudo. Con el curriculum que tienes, doy por hecho que tendrás muchas puertas abiertas.

DMN - Las puertas se han abierto, y se siguen abriendo para este proyecto, no nos podemos quejar, MUDO ha estado presente en las principales citas de producción y en markets de todo el mundo, Berlín, Utrecht, Montevideo, Guadalajara, Valdivia... Lo realmente complicado es que detrás de la puerta que se abre haya algo de dinero para producir. El mundo está en crisis y se nota.

ERH - El artista, en ocasiones, se proyecta en el trabajo creativo ¿Te sucede esto con Mudo?

DMN - Mudo es un proyecto de autor, con mucha carga artística y mucha cinefilia, pero como guionista no me gusta considerarme artista. Sí me gusta pensar que como realizador pueda conseguir llegar al nivel de producir arte, pero eso aún hay que demostrarlo.

ERH - ¿Cómo surge Mudo?

DMN - Es uno de mis primeros guiones; empezó a escribirse hace nueve años y aún seguimos trabajando en él. La idea de MUDO nace de múltiples fuentes, algunas cinéfilas y otras de mi propia experiencia. Junto con la necesidad de contar esta historia, nace la idea de plasmar en imágenes un tipo de cine diferente, distinto, más concentrado en transmitir sensaciones y sentimientos que nos coloquen en encrucijadas morales. Quiero hacer pensar a la gente, además de hacerles sufrir.

ERH - ¿Cuándo concebiste Mudo pensabas en los festivales como meta inmediata?

DMN - Cuando escribes un guión no piensas en los festivales, lo haces por necesidad, necesitas contarlo. Ni siquiera me planteo que los guiones que escribo vayan a llegar a las pantallas. Te pongo un ejemplo, la primera vez que presenté un guión a una productora ya tenía escritos ocho guiones y otros cinco tratamientos.

Por supuesto que me encantaría que Mudo estuviese en festivales, pero no es una meta, es el medio para llegar a las pantallas.

ERH - ¿Cuál crees que es la razón por la que tiene tan buena acogida en los festivales donde se ha presentado?

DMN - No es una historia como otra cualquiera, es, ante todo, una historia verdadera, rebosante de realidad, inspirada en modelos reales que habitan un lugar real, a las afueras de una ciudad, fácilmente extrapolable a cualquier otra capital en la actualidad, eso es precisamente lo que la hace accesible.

Formalmente creo que es una historia bien escrita, muy trabajada en estructura y personajes, diferente, en cierto modo, en el planteamiento de su contenido y en la caracterización y psicología de los personajes; muy dura, extremadamente violenta, pero, al mismo tiempo, muy cercana, muy comprensible en cualquier lugar del mundo.

ERH - ¿Cómo vas a afrontar la dirección de esta película? ¿Siempre has tenido claro que la tenías que dirigir tú?

DMN - Es una historia muy personal, pero como guionista tengo claro que la decisión de dirigirla no me corresponde a mí. Estoy muy agradecido a Impronta Films por haber depositado tanta confianza en mí y en mi capacidad. Espero no defraudarles. He cuidado su tratamiento visual al máximo, al contrario de lo que se debe hacer escribiendo un guión; prácticamente he dirigido la película sobre papel, por lo que el planteamiento visual está bastante claro.

ERH - ¿Mudo va dirigido a un público concreto?

DMN - No es una historia para niños, eso es seguro. Es un cine difícil, con una historia extremadamente dura, por lo que no es accesible para todos los públicos.

ERH - ¿Qué trabas te puedes encontrar más adelante?

DMN - ¿Qué no son trabas a la hora de producir una película? Lo extraño sería que algo resultase fácil.

ERH - ¿Tienes solucionada la financiación?

DMN - Ojalá.

Gracias Daniel y mucha suerte.

Comentarios  

 
0 #4 FirstJoseph 14-10-2017 03:58
I see you don't monetize your website, don't waste your traffic,
you can earn extra bucks every month because you've got hi quality content.
If you want to know how to make extra money, search
for: Mrdalekjd methods for $$$
Citar
 
 
0 #3 Trucos 03-06-2017 00:23
? Sinceramente, este videogame me ha dado optimos instantes, si no que consiste en algo reiterado

Hecha un vistszo y ademas visita mi webpage... Trucos: http://www.moonlitexotics.eu/__media__/js/netsoltrademark.php?d=trucoteca.com
Citar
 
 
0 #2 Click aca 30-05-2017 02:39
? Ha habido instantes en las que me he enganchado y otros
suficientemente hartos

Hecha uun ojo y puedes visita mi webpage- Click aca: http://www.agencycom.info/__media__/js/netsoltrademark.php?d=trucoteca.com
Citar
 
 
0 #1 enlace 04-03-2017 09:05
? Un video-game correcto een geneeral sin embargo me ha mantenido frio

Mira llo siguiente y ademas visita mi page: enlace: http://vegansweets.com/__media__/js/netsoltrademark.php?d=www.trucoteca.com
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Última actualización el Ago262012